• Porque es un método natural, que se basa en potenciar los mecanismos propios que nuestro organismo
    tiene para sanar por sí mismo.
  • Porque nos da un enfoque diferente sobre nuestra salud, haciéndonos responsables de la misma: Entiende el dolor como una señal que nos indica que algo no funciona en nuestro interior, y no se enfoca simplemente a ocultarlo, sino a tratar aquello que nos lo produce.
  • Porque va más allá del síntoma, buscando a través de él el origen del problema, para ofrecer
    una sanación completa y profunda.
  • Porque no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios.
  • Porque es compatible con cualquier otra técnica de salud.
  • Porque es una técnica indolora, respetuosa y gratificante.
  • Porque únicamente emplea sustancias naturales (aceites vegetales y esenciales).
  • Porque sólo trabajamos desde fuera (la piel).
  • Porque se puede aplicar para muchas situaciones más que un masaje convencional: aporta soluciones para patologías diversas, a las que la mayoría de las técnicas no alcanzan.
  • Porque al actuar sobre el cuerpo físico y disolver los bloqueos dolorosos físico-psíquicos, también equilibra la mente.
  • Porque está muy orientado al alivio del dolor.
  • Porque consigue regenerar los tejidos y cartílagos, allí donde otras técnicas sólo saben aliviar momentáneamente el dolor.
  • Porque nace a partir de una praxis clínica, de la observación pragmática de hechos objetivos, evidentes y demostrables y ha sido desarrollada de forma metódica y estricta por un médico, conocedor al mismo tiempo de un gran número de técnicas de medicina natural y tradicional.
  • Porque cuenta con el respaldo de cientos de terapeutas que lo están empleando con unos resultados excelentes en todos los ámbitos de aplicación.
  • Porque se puede emplear como medicina preventiva.

« Qué es ¦ ¿Cómo funciona? »