Según las investigaciones realizadas por su creador, el Dr. Cayo Martín, una enfermedad es un bloqueo que el cuerpo no puede solucionar por sí mismo.

¿En qué se basa esta afirmación?

Partimos de la base de que el organismo tiene su propia capacidad de regeneración. Pero en ciertas ocasiones, se dan algunas condiciones para que estos mecanismos no puedan ponerse en funcionamiento. Esto es así porque aparecen nudos TNDR que impiden que la energía del organismo fluya por la zona afectada y se dé lo que se conoce como una “curación espontánea”, que en definitiva, sería la que nuestro cuerpo es capaz de llevar a cabo si tiene todos los  medios a su alcance.

A lo largo de sus investigaciones, el Dr. Martín se preguntó por qué en algunos casos se da este tipo de curación y en otros no. Y a base de experimentar e investigar detectó una serie de puntos de bloqueo energético en las zonas afectadas.

Pero ¿de dónde aparecen estos bloqueos?

Los bloqueos vienen dados por una alteración en lo que en TNDR conocemos como Funciones Físico-Psíquicas. Es decir, que son los conflictos que tenemos a nivel psíquico en nuestro día a día los que producen estos bloqueos energéticos.

Se dice que nuestro organismo, en su sabiduría, prefiere enfermar en lo físico que en lo emocional, porque es más fácil de manejar el primer tipo de dolor que el segundo. De ahí que cada conflicto nos genera una serie de bloqueos
(de los que existe un mapa completo para todo nuestro organismo), y que, al impedir que la energía fluya  correctamente, nos provocan, con el paso del tiempo, determinadas dolencias.

Por esto es por lo que decimos que la TNDR actúa en lo físico y en lo psíquico al mismo tiempo, ya que mediante una sesión conectamos las dos partes (aparentemente irreconciliables) de nuestro organismo, para darle equilibrio y
salud. Trabajando lo físico, mejoramos también la parte mental y emocional.

« ¿Por qué elegir TNDR? ¦ El dolor como síntoma »